Alex en el programa de construcción en Camboya

Me siento parte de la comunidad de Camboya. Pasé 8 semanas en el programa, estaba muy familiarizado con el equipo local, con la rotación de participantes e, inesperadamente, también con la gente.

Que los niños de la escuela me saludaran con sonrisas todos los días, que los bares conocieran mi pedido, incluso que el carnicero del mercado supiera qué quería, a menudo sin poder entendernos, fue una experiencia que no me esperaba.

Esta familiaridad y la sensación de formar parte de la comunidad fueron increíbles. Para los que vienen por primera vez, recomiendo que no tengan expectativas sino que fluyan durante su estancia y disfruten.

Creo que todos hacemos algo así por diferentes razones y habrá muchas sorpresas por el camino. Pero el resultado seguro será una nueva perspectiva, ya sea de ti mismo, de tu país de origen o del lugar en el que has servido.

Ofrecer tu tiempo y tus habilidades sin esperar nada a cambio es lo más desinteresado que puedes hacer y con ello, pase lo que pase, crecerás positivamente como persona.

Gracias Camboya y su gente!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *