Inmensamente agradecida

epaso-escolar

Jamás me había planteado viajar a Panamá, pero mis pasos me condujeron allí y encontré un pequeño hogar. Esa es la primera sensación que me surge siempre que pienso en Panamá.

No tengo para nada la sensación de haber estado en un país extraño o fuera de lugar. Y es que incluso antes de tomar el vuelo de ida me sentía recogida y acompañada. Sergio me ayudó a dar forma a mi idea inicial y estuvo ahí para resolver todas mis dudas.

Una vez en Panamá no tuve tiempo ni de perderme pues Emanuel me recogió en el aeropuerto, me dio la bienvenida y me facilitó todas las cosas para que llegase a Chame sin ningún problema. Y una vez en allí Evelín me abrió de par en par la puerta de la casa de Chame. Tuve la gran suerte de pasar unas horas con ella antes de que toda la familia se reuniera para ir aterrizando poco a poco.

Aventura en solitario

Pretendía embarcarme en una aventura en solitario llena de objetivos tanto de crecimiento personal como de de acción social. Pero como he dicho me encontré con una pequeña gran familia en casa con la que compartir experiencias, comidas y viajes.

Me enamoré de Chame, un pueblo muy acogedor donde es un placer caminar, hacer los recados o tomar un raspao. Y qué decir de sus amaneceres. No soy objetiva disfruté de cada segundo que estuve allí.

Soy maestra y quería poner mis aprendizajes al servicio de la sociedad porque entre todos podemos marcar la diferencia o al menos eso siento yo. Encontré una Educación diferente y siempre desde el respeto y tratando de comprender todo lo que no entendía intervine de la mejor manera que supe.

Me encantó tener la oportunidad de hablar sobre Educación con las profesoras de allí, fue tan enriquecedor. Creo que debería haber más intercambios entre [email protected] [email protected] [email protected] del mundo ¡[email protected] aprenderíamos tanto de [email protected] demás!

¡Y qué decir de la escuelita! ¡Me encantó! Fue tan hermoso que los niñ@ vinieran a pasar un rato a las tardes con nosotras con tantas ganas de aprender y de compartir.

No me he sentido una turista sino una ciudadana temporal de Chame y he disfrutado de cada conversación con cada persona panameña que me he encontrado a mi paso. No compré ningún souvenir antes de volver a casa, pero me he traído tantas cosas. Todavía me sigue el sentimiento de calma y de que todo saldrá antes o después.

Me he traído un poquito de esa esencia panameña

Beatriz De La Fuente – Proyecto de enseñanza en Panamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top